A+ R A-

Revolución demográfica, política y cultural

latinos-eeuu-1

Pero la revolución demográfica es también una revolución cultural, política y social nos explica Jorge Ramos, periodista de la cadena Univisión en su libro la "Ola Latina". El crecimiento e influencia de la comunidad latina, esta cambiando significativamente las estructuras de poder dentro de los Estados Unidos y la forma en que vivimos en este país. Ya nada podrá ser ajeno a la presencia latina. El futuro de los Estados Unidos y el crecimiento de la comunidad latina están inexorablemente arraigados. Y es que el ser latino, que implica una forma particular de ser y de pensar esta cambiando el destino de los Estados Unidos y hasta la forma de hacer política en este país. No hay que ser un experto en política para entender, que los latinos ya tienen el poder suficiente para influir significativamente en una elección y escoger al presidente de Estados Unidos. El voto hispano puede fácilmente decidir una elección muy cerrada. La fuerza política de los votantes hispanos radica en definir elecciones muy cerradas en estados que tienen muchos votos electorales. Es fácil argumentar que los latinos de la florida, decidieron la elección presidencial del 2000 a favor de G. W. Bush y que los votos hispanos de Florida, Colorado, Nevada y Nuevo México reeligieron al presidente en el 2004. Y en las elecciones del 2008, el masivo apoyo de los votantes latinos, al Senador Barak Obama , le dieron el triunfo abrumador como el nuevo presidente de los Estados Unidos. Y conforme vaya aumentando el numero de latinos que se convierten en ciudadanos norteamericanos y salen a votar, la fuerza del voto hispano tomará una nueva dimensión; llegando a tener un peso importante en los estados y regiones donde históricamente se concentra la población latina. Y en un futuro cercano toda decisión transcendental que tome esta nación, tendrá que pasar por el filtro irremediable del voto latino. Y aquel político que trate de ignorar la opinión y necesidades de nuestra comunidad, correrá el riesgo de ser ignorado en las urnas por el voto latino.
A diferencia con lo que suele suceder con las otras comunidades que integran la población estadounidense, los latinos se han mantenido conectados a la cultura de sus países de origen, a través de la constante inmigración, de la cercanía geográfica con América Latina y gracias a los avances tecnológicos; teléfonos celulares, correos electrónicos y aviones mas rápidos, son puentes permanentes que estrechan los vínculos con nuestras naciones. Además de las remesas económicas enviadas hacia Latinoamérica, que en algunos países representan fuentes importantes de ingresos. Y también su rápido crecimiento por la alta tasa de natalidad y la inmigración, permite que los patrones culturales (en lugar de desaparecer como ocurrió con los inmigrantes europeos que les precedieron) se refuercen. Contrario con lo que sucede con los latinos, los inmigrantes europeos que nos precedieron se desconectaron de su cultura y de su país de origen. No es lo mismo vivir en los Angeles y viajar a Ladero a ver a tu novia, o tomar un celular para comunicarte con tu madre en Latinoamérica, que haber estado en New York en 1910 sin el avance tecnológico de estos tiempos y con un mar separándote de tus familiares en Sicilia.
Esa es la principal diferencia entre los latinos y los grupos de inmigrantes que les precedieron de otros países: unos se mantuvieron conectados a su origen y cultura y los otros se desconectaron hace décadas. Es la conexión con el pasado y el presente lo que alimenta a la cultura latina en los Estados Unidos.
La presencia hispana resalta la condición multiétnica, multirracial y multicultural de Estados Unidos. Es el multiculturalismo y no el monoculturalismo la tendencia que predomina. Es la tolerancia a la diversidad una de las principales características de los Estados Unidos.
En el mismo libro "La Ola Latina "Jorge Ramos nos explica, que el latino por definición es una persona que vive en los Estados Unidos aunque haya nacido en América Latina. Y eso le confiere características muy distintas, producto del choque de dos o más mundos a las del típico ciudadano latinoamericano. El latino por definición es mezcla de culturas, de idiomas, de identidades, de posibilidades, de tiempos de pasado y de futuro.
Es quien ha convivido con ciudadanos de otros países de Latinoamérica, han compartido el hogar, el trabajo, las necesidades y sus propios sueños, y ha aprendido de la cultura de cada uno de nuestros países hermanos. El latino en Estados Unidos es aquel luchador y a la vez triunfador; que no se doblegó ante las adversidades del tiempo que le toco vivir, en un país extraño con una cultura a veces extraña. Es aquel que sobrevivió las tempestades económicas, culturales, sociales y políticas, en Estados Unidos con leyes que a veces les son desfavorables. Pero el latino allí; siempre persistente, terco y soñador continúa luchando con la promesa de un futuro lleno de posibilidades. El latino no vive de las falsas promesas de algunos gobernantes, y esta convencido que los sueños se consiguen en base a su inteligencia y el trabajo arduo y constante, y cuando llega a los Estados Unidos, no le pide nada al gobierno ni ha nadie, lo único que le pide es que lo dejen trabajar en paz, sabiendo que solo trabajando duro, lograra alcanzar sus sueños y sacar adelante a su familia, a su país y a esta gran nación ( Estados Unidos) que en tiempos de crisis como los que estamos viviendo, necesitará aun más; de su mano de obra fiel y calificada.
A diferencia de lo sucedido con otras minorías étnicas en Estados Unidos, el crecimiento de la población de origen latino, se ha visto acompañada de la persistencia de las culturas de origen y muy particularmente del idioma español. Para 2006, el 63% de los latinos de Estados Unidos (44,3 millones) prefería el español como idioma.
Este fenómeno ha tenido un profundo impacto en la cultura global estadounidense, porque el idioma español se escucha en todos los rincones de las principales ciudades de Estados Unidos, los mismos políticos, gobernantes y profesionales anglosajones y de otras comunidades se están familiarizando con el idioma español, y hasta el alcalde de New York ( Michael Bloomberg), tiene sus clases privadas de español a diario, dándose un espacio en su apretada agenda, para aprender el idioma de Cervantes, sabiendo que al conocer nuestro idioma, podrá acercarse y entender un poco más a nuestra comunidad, y así conseguir trabajar conjuntamente, para lograr el apoyo y el voto latino tan importante para sus aspiraciones políticas.
Los centros académicos estadounidenses también están prestando una dedicación creciente al estudio de las manifestaciones culturales latinoamericanas, al punto que en muchos casos llevan el liderazgo en estas materias.


Larry D'Arrigo

 

 

  • Argentina
  • Bolivia
  • Brazil
  • Chile
  • Colombia
  • Costa Rica
  • Cuba
  • República Dominicana
  • Ecuador
  • El Salvador
  • Guatemala
  • Haiti
  • Honduras
  • Mexico